jue. May 23rd, 2024
América Latina lucha contra la inflación ante el riesgo de desencadenar una ola de impagos de deuda |  Economía

Han sido semanas de tensión y nerviosismo en el sector bancario global. Tras la caída de tres bancos medianos en Estados Unidos, el gigante europeo Credit Suisse tuvo que ser rescatado por su competidor UBS y el 24 de marzo los bancos del continente vivieron un Black Friday en Bolsa arrastrados por las dudas sobre Deutsche Bank, otro entidad que lleva años mostrando signos de debilidad. En las economías avanzadas, todos los bancos están levantando el capó para ver en qué estado está su motor.

Esto tuvo un impacto inicial en América Latina. Las acciones de los bancos cayeron en las respectivas bolsas, las divisas sintieron un primer golpe. Pero en la región, curada de sustos en materia de crisis bancarias, las autoridades están más preocupadas por un problema que parece más duradero: la imposibilidad de bajar las tasas de interés. Junto con el estrés que están experimentando los bancos, esto podría desencadenar una ola de impagos de deuda, advierten dos agencias calificadoras.

Esta semana, tanto el banco central de México como el de Colombia elevaron su tasa de interés de referencia. Lo hicieron en un aumento menor que antes, pero ambos enviaron señales de que no podrán reducir la tasa a menos que la inflación disminuya significativamente. En México, la inflación se ubica en 7.12%, levemente por debajo del 7.91% registrado en enero, pero aún muy por encima del rango meta del supervisor de entre 2% y 4%. En Colombia, la inflación creció cerca de 13,3% tanto en enero como en febrero. Este sábado se publicarán los datos de marzo. Ambos bancos pueden estar llegando al final del ciclo alcista, pero eso no significa que estén listos para bajar las tasas.

Por su parte, en Brasil, esta semana se dieron a conocer las preocupaciones del Copom, el consejo de política monetaria del banco central, en el acta de su última reunión. “Las actas de la reunión de Copom habrán frustrado cualquier esperanza (particularmente en el gobierno) de que los concejales recurran a recortes de tasas de interés en el corto plazo”, escribieron el viernes analistas de la firma británica Capital Economics.

“Si bien los formuladores de políticas están preocupados por la deuda y los riesgos bancarios, enfatizaron que es más probable que usen medidas macroprudenciales en lugar de recortes de tasas de interés si surgen problemas”, agregaron. Además, las actas advertían que una nueva regla fiscal no permitiría automáticamente una postura monetaria más laxa. La reunión se realizó antes de que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva enviara su propuesta al Congreso el jueves.

“Finalmente, y quizás lo más importante, el Copom está claramente preocupado porque las expectativas de inflación se han desanclado”, escribieron los analistas. “Mientras que en febrero esto se consideraba un riesgo, Copom ahora cree que se ha materializado. Las expectativas de inflación de los analistas han aumentado y ya no parecen mantenerse bajas”, enfatizaron.

Las altas tasas de interés, tanto en los países desarrollados como en los propios países latinoamericanos, podrían desencadenar una ola de impagos de deuda, según un informe de la calificadora de riesgo crediticio S&P Global. Para gobiernos y empresas, la financiación se está encareciendo con las subidas de tipos.

“Si bien las tasas de interés de referencia han regresado a los niveles previos a la pandemia en Asia, son notablemente más altas en América Latina”, escriben los especialistas Gregoire Rycx y José Pérez de S&P Global en un informe reciente. “De hecho, el grado de endurecimiento de la tasa de interés de política monetaria, medido por la tasa actual en comparación con su promedio de cinco años, supera con creces lo que se ha visto en la historia reciente, aproximadamente el doble de endurecimiento que durante la gran crisis financiera”, señalaron.

Las entidades no financieras, es decir, empresas y corporaciones que no son bancos, son las más afectadas “lo que genera preocupación sobre el potencial aumento de las tasas de morosidad”, dijo S&P. El país con mayor riesgo de incumplimiento, dijeron, es Brasil.

El tema del contagio de la banca global a la región parece menos urgente. El jueves, el presidente del banco central de Chile aseguró en un encuentro con periodistas que “el panorama aún es incierto, pero hasta el momento los efectos macroeconómicos no parecen significativos”. El Banco de México, por su parte, comunicó un sentimiento similar al señalar que la quiebra de bancos en Estados Unidos y Europa “ha tenido un impacto limitado en el sistema financiero nacional”.

La calificadora de riesgo Fitch Ratings está de acuerdo. En un informe enviado esta semana, sus analistas aseguraron: “Las consecuencias directas, riesgos de contagio y efectos de segundo orden de las recientes quiebras bancarias en EE.UU. y la venta de Credit Suisse liderada por el gobierno serán limitadas para los bancos latinoamericanos debido a la poca o sin exposición directa.

“Dada la historia de la inflación en América Latina, los bancos centrales de la región comenzaron a endurecer la política monetaria en marzo de 2021… mucho antes de que la mayoría de los mercados desarrollados comenzaran a endurecer su política expansiva debido a la pandemia”, escribieron. Analistas de Fitch Theresa Paiz, Alejandro García y Laura Kaster. “Como resultado, la inflación general parece haber alcanzado ya su punto máximo, con la excepción de Colombia y Perú, aunque el ritmo y el alcance de la desinflación siguen siendo inciertos. Los bancos latinoamericanos enfrentarán los riesgos de tasas más altas por más tiempo”, agregaron.

Aunque especialistas y autoridades ven a sus bancos nacionales lo suficientemente sólidos como para no atrapar la crisis de los países desarrollados, podría impactarlos económicamente. El lunes, el director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial, Ayhan Kose, advirtió que la crisis bancaria podría conducir a un crecimiento más lento a nivel mundial, quizás “una década perdida”. “La desaceleración que estamos describiendo… podría ser mucho más aguda si estalla otra crisis financiera global, especialmente si esa crisis va acompañada de una recesión global”, dijo Kose.

En el trasfondo de este escenario global pintado por la multilateral están las protestas sociales por la desigualdad y la pobreza que han estallado en la región en los últimos años. Mientras los más recientes, en Perú, dan señales de haberse calmado, emerge un nuevo foco de alerta: Ecuador.

“La crisis política de Ecuador se profundizó luego de que la corte constitucional del país dictaminara que pueden comenzar las audiencias de juicio político contra el presidente Guillermo Lasso, y los legisladores de la oposición dicen que tienen los votos para destituirlo”, escribieron analistas de Capital. Economía el viernes. Lasso, “uno de los pocos presidentes favorables al mercado que quedan en la región”, completó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en diciembre del año pasado, dijo Capital, pero la agenda de reformas que propuso el presidente parece haberse estancado. En 2020, bajo la Administración anterior, el país incumplió con su deuda soberana.

“La oposición está ganando impulso, lo que aumenta el riesgo de un giro hacia la izquierda populista en las elecciones presidenciales de 2025”, dijo Capital. “Es probable que los costos de endeudamiento en dólares de Ecuador sigan siendo prohibitivamente altos y otro incumplimiento soberano es un riesgo creciente”.

Sigue toda la información de Economía y Negocio en Facebook y Gorjeoo en nuestro boletín semanal

Agenda de cinco días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECIBELO EN TU CORREO