vie. Mar 1st, 2024
Ciudad de México recibió solo tres denuncias por “ruido” en la Alameda de Santa María la Ribera en el último año

Hace menos de un mes, la alcaldesa Sandra Cuevas ordenó la prohibición del sonidero que desde hace años congrega a los vecinos que se juntan a bailar los domingos en la Alameda de Santa María la Ribera. “Es una decisión tomada, derivada de muchas denuncias vecinales; No podemos privilegiar a 20 personas y violar los derechos humanos de miles de afectados por el ruido”, escribió Cuevas en Twitter. La Consejería Jurídica de Ciudad de México, sin embargo, solo tiene registro de tres denuncias entre enero y diciembre de 2022, según la respuesta que dio el organismo a una solicitud de información realizada por EL PAÍS a finales de febrero.

Dos de las denuncias se realizaron el lunes 14 de marzo y una se realizó el lunes 18 de abril. El delito que se denuncia está establecido en el artículo 27 de la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México, que especifica que es una infracción a “ producir o provocar ruido por cualquier medio que atente claramente contra la tranquilidad o represente un posible riesgo para la salud”. La información aportada por la Asesoría Jurídica no especifica los motivos exactos que dieron lugar a las tres denuncias ni si el lugar donde ocurrieron los hechos fue la Alameda de Santa María la Ribera. Pero “las denuncias que se observan son de calles cercanas a dicho lugar”, menciona la respuesta dada a este diario.

EL PAÍS planteó la misma pregunta a la Fiscalía de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (PAOT) de Ciudad de México, que defiende “el derecho de los habitantes de Ciudad de México a disfrutar de un medio ambiente adecuado”. La Fiscalía respondió que “no se encontró ningún expediente de denuncia ciudadana relacionado con el problema del ruido que provocan las bailarinas que se reúnen los domingos en la Alameda de Santa María la Ribera”. La misma solicitud de información la hizo este diario a la alcaldía Cuauhtémoc, que gobierna Cuevas. La alcaldía aún no ha dado respuesta y se ha ampliado el plazo para responder.

Sin embargo, la alcaldía ha respondido a los medios Aristegui Noticias, que solicitó información sobre todas las denuncias recibidas entre 2018 y febrero de este año. Según estos datos, solo hubo dos denuncias vecinales en 2020 y 2021, es decir, cuando Cuevas aún no estaba en el cargo. En la primera, el 18 de febrero de 2020, se mencionaban explícitamente los bailes y se exigía “que se eliminen este tipo de hechos bochornosos y ruidosos”. En la segunda, del 21 de marzo de 2021, se hizo referencia a las restricciones de la pandemia y se pidió que “cancelen la sonda” hasta que “el semáforo epidemiológico esté en verde”.

Un portavoz de la alcaldía ha argumentado a este diario que la decisión de la alcaldesa no se basó únicamente en las quejas por el ruido: “Hay que añadir que roba electricidad y con ella produce un cortocircuito que hace que las luces dejen de funcionar y la Alameda de Santa María la Ribera permanece a oscuras. Esto es un delito”. Tras el anuncio de Cuevas, los vecinos se manifestaron para expresar que se niegan a ser reubicados en espacios cerrados, como propone el alcalde. En esa oportunidad prometieron respetar los 65 decibeles permitidos y pagar la electricidad que necesita el equipo de sonido, a pesar de que, según dijeron, tenían un acuerdo con gobiernos anteriores para usar la electricidad del parque.

La protesta de ese domingo terminó con un enfrentamiento y la destitución de dos funcionarios municipales que agredieron a los manifestantes. Unos días después, Cuevas manifestó su determinación de dejar la política en 2024. Pero eso no acabó con la polémica. El pasado fin de semana convocó a una “guerra de sonideros” en la explanada de la alcaldía y asistieron grupos como Súper Dengue, Siboney, Sonorámico, Berraco o La Excelencia. El encuentro estuvo marcado por la ausencia de La Changa, uno de los sonideros más importantes de la Ciudad de México. El grupo eligió tocar este domingo en la Alameda de Santa María “en apoyo y solidaridad con los mayores y defensores del espacio público”. Los vecinos no han dejado de participar cada domingo y han comenzado a recoger firmas para pedir la destitución de Cuevas.

La polémica tiene el sello de Cuevas. El político, que ahora tiene 36 años, ganó la alcaldía para el PRD, en coalición con el PRI y el PAN, en junio de 2021. El distrito, que ocupa el centro de la capital, reúne a algunos de los más ricos y barrios turísticos del país. Desde que asumió ha realizado acciones para borrar expresiones populares del espacio público, como los letreros de los puestos callejeros o los murales históricos del barrio de Tepito. También fue apartada de su cargo por un tiempo por agredir a dos policías y recientemente protagonizó una nueva polémica cuando la Policía requisó cientos de volantes de la sede de su Administración en los que aparecía la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum. acusado de ser responsable de las muertes ocurridas en el metro.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país