vie. Jun 14th, 2024
Detención de Ovidio Guzmán deja 29 muertos, 10 de ellos militares
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia matutina de este viernes.Rogelio Morales Ponce (Cuarto oscuro)

La detención este jueves de Ovidio Guzmán, líder de Los Chapitos, una de las facciones del Cártel de Sinaloa, ha dejado al menos 29 muertos, diez de ellos militares y 19 presuntos integrantes del grupo delictivo. Estas son las cifras que dio este viernes el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, durante la rueda de prensa matutina del presidente, Andrés Manuel López Obrador. A poco más de un día de la refriega, el presidente ha señalado que “ya no hay bloqueos de grupos armados en las calles. El gobernador me ha dicho que desde ayer están sacando los carros calcinados de las calles”.

Sandoval ha dado más cifras de la batalla. El jefe del Ejército, también responsable de la Guardia Nacional, ha explicado que hay 35 militares heridos por arma de fuego. Las autoridades también han detenido a 21 presuntos miembros de Los Chapitos. Además, se han incautado “cuatro fusiles calibre 50, seis ametralladoras calibre 50, 26 armas largas y dos armas cortas”. Los militares también incautaron 13 vehículos e inutilizaron 40 camiones, 26 de ellos blindados, según datos del alto funcionario.

Ayer fue un día de horror en Culiacán y otras ciudades de Sinaloa. Según Sandoval, patrullas de la Guardia Nacional detectaron un convoy de vehículos sospechosos en la madrugada en un poblado a 45 kilómetros de la capital del estado, Jesús María. “La Guardia Nacional trató de persuadir a estas personas para que salieran de los vehículos para un cateo, pero se negaron, los atacaron y los delincuentes se dieron a la fuga. Luego se alertó al personal militar que se encontraba en la zona para implementar el plan de contingencia y activar el procedimiento de seguridad”, dijo.

Así comenzó una jornada de balaceras, que recorrió desde Jesús María hasta el centro de Culiacán, las vías de entrada y salida de la ciudad y la zona del aeropuerto. López Obrador ha insistido en que actuó “con responsabilidad para que no hubiera víctimas inocentes”. El mandatario ha dejado entrever que las autoridades esperaron a ubicar a Ovidio Guzmán lejos del centro de Culiacán, para evitar el fiasco de hace tres años. En octubre de 2019, el Ejército detuvo al líder criminal en su casa, en el centro de la ciudad, pero la reacción de sus secuaces obligó a los agentes a liberarlo.

“Ha contado con el apoyo del Gobierno del Estado, las autoridades municipales y estatales. Todo eso permitió que las cosas no fueran más difíciles, dramáticas, aun cuando hubo enfrentamientos entre la delincuencia y las autoridades, con corporaciones del Ejército, la Guardia Nacional y grupos criminales”, dijo López Obrador.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país