lun. Jun 24th, 2024
El debate científico se cuela en la disputa comercial por el maíz entre EE.UU. y México

“No se basa en la ciencia”. Esta es la acusación que ha hecho el Gobierno de Joe Biden sobre la prohibición de México a la importación y uso de maíz transgénico y su inseparable herbicida acompañante, el glifosato. El decreto, publicado por primera vez en diciembre del año pasado y nuevamente este lunes, ha reavivado el polémico debate sobre esta biotecnología para la que la ciencia carece de consenso. Hay científicos en ambos lados de esta controversia.

Los cultivos transgénicos han sido diseñados a partir de semillas para resistir insectos y plagas, evitando que los agricultores pierdan millones de dólares. Los cultivos más comunes que utilizan esta biotecnología son la soya, el algodón y el maíz, lo que representa un pilar cultural ancestral para México. Los cultivos transgénicos también están diseñados para crecer sin verse afectados por el uso de glifosato, un herbicida barato y muy popular cuyo nombre comercial es Roundup, de la multinacional Monsanto. El maíz transgénico está diseñado para ser cultivado con glifosato, explican los especialistas, por lo que la prohibición del uso de glifosato en el maíz tiene que ir acompañada de la prohibición de los cultivos transgénicos.

México compra alrededor de 3.000 millones de dólares de maíz transgénico a Estados Unidos cada año, por lo que la prohibición representaría enormes pérdidas para el sector agrícola de ese país. El acuerdo comercial firmado entre México, EE. UU. y Canadá, el TMEC, no permite prohibiciones a la importación, por lo que la Casa Blanca ha expresado su disconformidad con la prohibición del presidente Andrés Manuel López Obrador, argumentando que no tiene base científica. EE.UU. considera escalar la disputa y abrir una etapa de consultas. Si no se resuelve, un panel independiente puede resolver la disputa. En México, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) ha dicho que el 42% del Producto Interno Bruto (PIB) de la agricultura del país está en riesgo. En tanto, la firma de análisis Grupo Consultor de Mercados Agrícolas asegura que la prohibición aumentará el precio de la tortilla en ciertas regiones de México.

“México es el centro de origen de más de 55 razas de maíz”, informó este lunes la Secretaría de Economía en un comunicado. “La política de seguridad alimentaria del Gobierno de México consiste en preservar este patrimonio biocultural. Asimismo, se promueve la preservación de las prácticas agroecológicas de nuestras comunidades campesinas, la milpa y la riqueza gastronómica”, agregó.

falta de consenso

Llegar al fondo de lo que dicta la ciencia sobre el impacto de los cultivos transgénicos es un ejercicio imposible, ya que hay científicos que afirman que ni los transgénicos ni el glifosato tienen consecuencias preocupantes para la salud humana, la biodiversidad y el medio ambiente. y hay científicos que dicen lo contrario. Esto llevó a la prestigiosa Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. (NAS, por sus siglas en inglés), que acumula 190 premios Nobel, al comprobar los resultados de más de 1.000 investigaciones sobre el tema. El resultado fue un informe de 408 páginas publicado en 2016, considerado hoy el más completo.

Esto es lo que encontró: mientras que los cultivos transgénicos previenen pérdidas por plagas y malezas, no hay evidencia concluyente de que el uso de cultivos transgénicos aumente significativamente los rendimientos; tampoco hay evidencia de que los OGM causen problemas de salud en humanos; sin embargo, el informe reconoce que la evidencia de que su compañero, el glifosato, daña la salud humana es irrefutable.

Monsanto, adquirida por Bayer en 2018, ha tenido que pagar miles de millones de dólares en daños. En 2018, un jurado en California ordenó a la compañía pagar $78 millones en daños a un jardinero al que se le diagnosticó linfoma no Hodgkin por usar Roundup. En marzo de 2019, el dueño de una casa en el mismo estado recibió $80 millones después de que le diagnosticaron linfoma después de 30 años de rociar Roundup en su propiedad. Una pareja, también en California, recibió $2 mil millones en daños a fines de 2019 después de recibir el mismo diagnóstico.

En su informe, la NAS llama a los legisladores y gobiernos a exigir una mayor transparencia de las empresas que venden productos GM, como Monsanto, que es notoriamente opaca. Además, el informe reconoce que los insectos y las hierbas se están adaptando a los transgénicos y al glifosato, creando “superbacterias”. Esto pone en perspectiva el uso de los transgénicos como una solución para el futuro.

Prohibiciones en Europa

Con base en estos hallazgos, Europa ha respondido con políticas públicas, dice Emmanuel González-Ortega, doctor en biotecnología e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en México. A pesar de que la Unión Europea ha sido laxa con el cultivo de transgénicos, la mayoría de los países individuales han prohibido los cultivos. “¿Cuál es la respuesta a que en regiones del mundo como Europa se implementan estas regulaciones y en países como el nuestro no?” dice el académico, “la respuesta es el acceso a la información, el respeto al derecho a la información de la población, de los consumidores, algo que en México es muy necesario”.

El uso del glifosato ha tomado un camino alterno, ya que, si bien los cultivos transgénicos van acompañados del herbicida, también se utiliza en los cultivos convencionales. Austria anunció que prohibiría el uso de Roundup después de 2022. Francia prohibió el uso de Roundup de Monstanto en 2019 y anunció que eliminaría completamente el herbicida para 2021. Otros países europeos, incluidos Bélgica, República Checa, Dinamarca, Grecia, Italia, los Países Bajos Los Países Bajos, Portugal, Escocia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido han anunciado que prohibirán o considerarán imponer restricciones al uso de Roundup.

La ciencia respalda un vínculo entre el uso de glifosato a largo plazo y el cáncer de linfoma no Hodgkin, pero no hay consenso sobre el impacto del herbicida en el consumidor de granos y cultivos que lo usan. González-Ortega y su colega, la agrónoma Mariela Fuentes, también doctora en ciencias, publicaron en 2022 un estudio sobre el impacto del glifosato en los microorganismos del suelo. “Hay un desequilibrio de la microfauna y fauna del suelo al usar glifosato”, dice Fuentes, “y también se ha demostrado que el uso excesivo de agroquímicos, incluido el glifosato, disminuye las poblaciones de abejas, y estos animales son uno de los indicadores factores en la salud de los sistemas ecológicos”.

En los comunicados emitidos por el Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR), no se menciona la palabra glifosato. En cambio, se refieren a la disputa como una cuestión sobre “maíz y otros productos genéticamente modificados”. Una llamada y un correo electrónico de este periódico a la USTR sobre su postura sobre el glifosato quedaron sin respuesta.

Las tendencias comerciales de salud no esperan a la ciencia y uno de los ejemplos más claros es la promoción de los alimentos orgánicos y el auge de la “medicina funcional”, un movimiento entre médicos y nutricionistas que buscan curar los problemas de salud de raíz, no solo los síntomas. Uno de sus pilares es la exclusión de los granos de la dieta, precisamente por su contenido en glifosato, que, dicen, puede provocar enfermedades autoinmunes o gastrointestinales y alergias. En cualquier caso, el mercado de alimentos orgánicos, término ambiguo que promete productos libres de químicos tóxicos, genera dos clases de ciudadanos: los que pueden permitírselo y los que no.

“La producción de alimentos saludables implica también conocer las cadenas productivas y las cadenas de comercialización”, dice Fuentes, “los productos orgánicos, entre comillas, están destinados a una clase media de clase media alta con alto poder adquisitivo. Para erradicar el hambre y tener una alimentación saludable para toda la población, debe haber una planificación estatal, gubernamental, con subsidios diferenciados para la producción de alimentos saludables”.

El voto agrícola

“Para México el tema del maíz con glifosato es seguridad humana, mientras que para Estados Unidos es una prioridad político-electoral”, escribió en un comunicado el economista Ignacio Martínez, coordinador del Laboratorio de Análisis de Comercio, Economía y Negocios (LACEN). informe. de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “ya ​​que Biden quiere arrebatarle esta bandera al partido republicano de cara a las elecciones del 5 de noviembre de 2024, ya que el voto agrícola afecta la permanencia del partido demócrata en la Casa Blanca”.

En un intento por aliviar las tensiones bilaterales, el Ministerio de Economía publicó este lunes un nuevo decreto que reemplaza al anterior y rebaja la prohibición. En él, hace diferenciaciones en los usos del maíz transgénico, para forraje versus para alimentación humana, para que las restricciones sean menores. Sin embargo, los agricultores siguen preocupados por las posibles consecuencias de la disputa con EE. UU., así como por la falta de alternativas al glifosato.

“Se han hecho avances para permitir que el maíz blanco o amarillo transgénico importado se use para consumo animal e industrial”, dijo la GCMA en un comunicado, “pero no está claro qué sucede si no se alcanza la suficiencia de suministro nacional e importado. maíz sin glifosato.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites