jue. May 23rd, 2024
La condena de Genaro García Luna: un antes y un después en la historia del narcotráfico en México

Nota del editor: Jorge G. Castañeda es colaborador de CNN. Fue Secretario de Relaciones Exteriores de México de 2000 a 2003. Actualmente es profesor en la Universidad de Nueva York y su libro más reciente, “America Through Foreign Eyes”, fue publicado por Oxford University Press en 2020. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente del autor. Puede encontrar más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN Español) — La condena del exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, en una corte federal de Brooklyn la semana pasada, podría significar un antes y un después en la historia del narcotráfico en México. Es, muy probablemente, un hito en la Guerra Mexicana en la cooperación entre México y Estados Unidos contra el narcotráfico, y en los anales de la clase política mexicana. Hay varias razones que pueden llevar a esta conclusión.

La primera es que, si bien durante años el gobierno de Estados Unidos había capturado o ejecutado a capos de la droga en México, Colombia u otros países, y también había logrado extraditar a algunos funcionarios de nivel medio, mexicanos o de otros países, el llamado brazo largo de la ley estadounidense nunca había juzgado y sentenciado a una figura pública de tan alto nivel en México como García Luna. Sumado a la extradición y acusación del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández por cargos de drogas el año pasado (cargos de los que se declara inocente), esto significa que todos los funcionarios públicos en México, América Central y otros países latinoamericanos ya saben que siempre estar sujeto a juicio y, en su caso, sentencia en un tribunal de los Estados Unidos, bajo la supervisión de un juez de los Estados Unidos y ante un jurado de ciudadanos comunes de los Estados Unidos.

En segundo lugar, es claro que los políticos de México y otros países que por una u otra razón se involucran en el narcotráfico pueden obtener impunidad en sus propios países, pero ya no en Estados Unidos. Esto implica que, de la misma manera que funcionarios cubanos, nicaragüenses, venezolanos y de otros países han sido objeto de sanciones personales por parte de las autoridades estadounidenses, pueden perder su visa, sus bienes, su libertad de tránsito o residencia en Estados Unidos, aunque no es el caso en sus propias naciones. Es un riesgo adicional al que están expuestos en caso de incurrir en estas actividades. Esto conducirá a un comportamiento diferente en el futuro. No necesariamente menos ilegal, pero menos visible, más encubierta, más protegida.

En tercer lugar, es cierto que la condena de García Luna puede hacer reflexionar a muchos altos funcionarios de seguridad en México, o en otras sociedades, antes de volverse tan amigos de Estados Unidos como lo fue García Luna. Todo indica que no sirve de nada. La estrecha cooperación y amistad con los Estados Unidos ahora depende, hasta cierto punto, no solo de la DEA sino de las decisiones tomadas por el Departamento de Justicia, el Departamento de Estado y, por supuesto, doce jurados en algún lugar de los Estados Unidos. Pensar que ahora es amigo de los Estados Unidos para siempre es un error evidente. Entonces, quizás ser amigo del gobierno de los Estados Unidos ya no amerite un trato especial.

Dentro de México, esto genera sentimientos muy encontrados. Muchos analistas han destacado la insuficiencia fáctica o material de las pruebas presentadas contra García Luna en la corte de Brooklyn. También han comentado que esto contrasta con la mayoría de otros casos similares o incluso con el sistema de administración de justicia penal en los Estados Unidos. Normalmente, los testimonios puros, incluso bajo juramento, no son suficientes para condenar a alguien. Se necesitan pruebas materiales: fotos, videos, grabaciones telefónicas, documentos, correos electrónicos, etc. Esta vez no fue así y la pregunta obvia es ¿por qué? La diferencia entre los sistemas jurídicos de México y Estados Unidos, abismal en los mejores momentos, parece enorme en este caso.

Y esto lógicamente genera resentimiento, escepticismo y cinismo en México, en el sentido de preguntar a algunos mexicanos que, así como en México realmente no hay justicia, la que hay en Estados Unidos deja mucho que desear. México ha aceptado someterse a una gran cantidad de criterios legales de Estados Unidos en materia empresarial, ambiental, laboral, penal en muchos casos, y por supuesto en materia civil, al punto que el gobierno de López Obrador incluso ha interpuesto una demanda civil contra García Luna. en un tribunal de Florida. Si se diera el caso de que la opinión pública en México dejara de creer en la justicia estadounidense, la pregunta que podría surgir en los próximos meses y años será si ha tenido mucho sentido someterse a una justicia extranjera -aunque sea voluntariamente- que en realidad no es justicia. . .

Como se puede apreciar, el caso García Luna traerá consecuencias de gran alcance en el largo plazo. Quizás el jurado de Brooklyn no apreció exactamente las implicaciones de su decisión. Aunque, por otro lado, esa no era su tarea. Solo le quedaba decidir si García Luna era culpable o no.