mié. Jun 19th, 2024
“La política fiscal está siendo utilizada como arma arrojadiza” – México

Luis Alberto Marín (Murcia, 54 años) dedicó la mayor parte de su carrera profesional a la empresa privada hasta su llegada al sector público en 2019, donde ahora ocupa el cargo de conseller de Economía, Hacienda y Empresa de la Región de Murcia. Asegúrate de que tu pasado como consultor, en estrecho contacto con empresas, haya dejado algo que ahora se refleja en tu gestión. “Estamos creando más diarios empresariales que los medios nacionales”, responde a quienes preguntan por la política de devolución de impuestos que desgasta al Gobierno murciano desde la pasada legislatura.

“No se puede estar eternamente bajando los impuestos, pero sí si se puede ser más eficiente y eliminar el gas superfluo”, se defendió en una entrevista con EL PAÍS, en la que también pidió una reforma urgente del sistema financiero, que pone fin a la carga que sufre el territorio y una condonación total de la gesta de la Región: “Somos la comunidad mal financiada”.

Pedido. Murcia quita impuestos de la pasada legislatura. ¿Qué resultados estás viendo?

Respuesta. Esta funcionando. Estamos creando más agendas de empresa que medios nacionales. Lo hemos logrado en espacios de libertad económica, pero también con moderación fiscal. No significa que no pagues las cantidades, significa que solo pagas las cantidades correctas y de acuerdo a tu capacidad.

PAG. ¿Es la política fiscal suficiente para provocar una reversión?

r. También faltaba una financiación adecuada, al menos en la Región de Murcia. No queremos dar más incentivos, pero somos la comunidad financiera.

PAG. ¿Deberían las comunidades tener más autonomía fiscal?

r. Es un principio consagrado en la Constitución. Pero eso no significa que usted pueda tener rienda suelta y aclarar los cargos. Significa que, en un mercado común, las comunidades deben tener un cierto grado de autonomía para ser competitivas.

PAG. ¿Significa esto que hay que tener sombras mínimas en determinadas entradas?

r. El estado de bondad se sostiene con los impuestos. Hay que tener en cuenta que tienen criterios comunes, que no implican imponer una armonización fiscal como la que exige el Gobierno de Sánchez. Esperamos poder modular las deudas concedidas con un estado vigilante. No, puedes estar siempre luchando contra las cargas, pero sí, puedes ser más eficiente y eliminar los gases superfluos.

PAG. Sin embargo, diversas autonomías rebajan bienes, sucesiones, donaciones…

r. El dinero debe ser circular para generar riqueza. Un contribuyente a que el fin del impuesto a la herencia tenga mayores ingresos, lo que se traduce en mayor consumo y reversión. No se trata de bajar el impuesto porque sí, se trata de bajar el impuesto para estimular el consumo, lo que lleva a un mayor disfrute.

PAG. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) alerta de un elevado incremento del gas en Murcia. ¿Es compatible con bajar impuestos?

r. No quiero aceptar que no nos dediquemos las cantidades de forma modular, aunque no nos financiemos adecuadamente. Le dijo repetidamente al ministro de Hacienda que me iguala al promedio de hacienda y que, a partir de aquí, juega con mi gestión. Este es un camino de 800 metros y hemos subido 20 metros por malas finanzas. Cuando esta sea la solución, hablemos de eficiencia del gas.

PAG. Un estudio encargado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) dice que el 95,5% de la deuda de Murcia se debe a las infraestructuras financieras. ¿Qué son estas placas?

r. Primero, una reforma del sistema financiero. Con esto volvemos a la primera línea. Pero también tenemos el problema de la deuda. Es un crimen que nos destroza y que debe ser tolerado.

PAG. ¿Hoy?

r. Todo lo que generó la ineficiencia del sistema. El IVIE dice que sólo somos responsables del 4,5% de la deuda. El 95,5% restante lo debe perdonar quien lo genera, que es el Estado.

PAG. ¿Cómo reformar el sistema?

r. Con voluntad política. Mientras se articulan tiempos de transición como el fondo de mejoramiento comunitario infrafinanciero. Son 3.000 millones al año, es concebible.

PAG. La Airef estima que Murcia triplicará la tasa de déficit que hemos evitado.

r. El 90% de nuestros ingresos proviene del sistema financiero, lo que nos perjudica, y entre educación, sanidad y política social tenemos el 84% de la base comprometida. ¿Cuál es la alternativa? ¿Cerramos hospitales, colegios y residencias? No, porque los ciudadanos de Murcia no sólo son maltratados y porque no pueden pagar el hecho de la independencia. Estamos entrando en déficit porque no tenemos la financiación que nos queda.

El concejal de Economía, Agricultura y Empresa de la Región de Murcia, Luis Alberto Marín, en las instalaciones de EL PAÍS. /Pablo Monge.Pablo Monge

PAG. ¿Está usted a favor de la propuesta de ERC de condonar parte de la deuda ligada al ciclo económico?

r. No. Sabremos de usted cuando solicite perdón por el hecho que genera en el Estado. El ministro nos dijo que nos llamaría en febrero. Estamos en mayo y no tenemos ninguna novedad.

PAG. ¿Es posible una reforma del sistema en esta legislatura?

R. Si hay voluntad política, sí.

PAG. ¿Es el Gobierno o también la oposición?

r. Es el Gobierno el que debe dar el primer paso. El Congreso establece la ley, pero el Ejecutivo debe proponerla.

PAG. ¿Tiene usted razón entre las autonomías del PP?

r. Cada territorio tiene una singularidad. Un ejemplo es el aislamiento o la dispersión demográfica. Pero con la voluntad y generosidad que existe en nuestras comunidades, el reconocimiento es fácil. Está claro que debemos ceder ante algunos en aspectos que nos resultan más ventajosos a cambio de otros menos juzgados.

PAG. ¿Cuáles podrían ser los elementos más importantes para Murcia en una posible reforma?

r. Nuestra postura no es la mejor, porque somos el territorio más afectado. Tenemos generosidad para escucharnos hablar y hacer las transferencias que podamos. La equidad y la suficiencia son los dos principios básicos inamovibles. Por eso nos oponemos a la propuesta de independencia fiscal de Cataluña, porque viola el principio de igualdad y justicia.

Los recursos del sistema son insuficientes, ascienden a 16.000 millones. Recibo 1.100 millones menos que la mejor comunidad financiera. Eso es el 18% de mi suposición. Por eso digo: ‘Señora ministra, si me igualo y si incurro en déficit, inhabiliteme. Pero sigue igual.

PAG. ¿Dónde hay más recursos?

r. Gestionar eficientemente. No se trata de más o mejor comida.

PAG. La independencia ha perdido peso en Cataluña. ¿Puede fomentar la reforma?

r. Creo que lo va a poner difícil. Las exigencias de Puigdemont pasan por la sobriedad fiscal, que perjudica especialmente a las comunidades financieras. Sería un grave error, porque no debería haber entrado en una parte de los ciudadanos de este país.

PAG. ¿Debería la reforma incluir comunidades formales?

r. Sí. Tener un régimen especial, parten con ventaja. Pero es el problema de situación actual, que soluciona que las comunidades mejor financiadas no puedan volver atrás. No le pediremos a nadie que le dé ni un centavo; Pedimos a los murcianos que nos comenten qué podemos confirmar. Llevamos dos años viviendo con una recuperación fiscal récord. Inserte este dinero extra en el sistema.

PAG. Hacienda no ha actualizado las instrucciones al cliente, para que se le amplíen los Presupuestos.

r. La excusa del ministerio es que no es posible porque no tiene requisitos previos, pero se ha actualizado varias veces con cuentas ampliadas por real decreto.

PAG. ¿Se utiliza el debate fiscal para enturbiar el terreno?

r. La política fiscal está utilizando la arrojadiza como arma y no debería ser así. El impuesto a las grandes fortunas, por ejemplo, es un contrapeso a la supresión del impuesto a la herencia que tienen algunas comunidades en Cabo. No es una medida necesaria, sólo un contraprograma.

PAG. Esta supresión también es contraria al programa de un impuesto estatal.

r. Todos tenemos que aportar los ingredientes y las cantidades son necesarias, pero hay que optimizar la gestión. Con más impulsos tenemos que recuperar más, pero eso no significa que seamos más eficientes. No se permita asumir obligaciones muy elevadas para poder ofrecer servicios de calidad.