jue. May 23rd, 2024
López Obrador tacha de “pura politiquería” el informe de EEUU sobre abusos de las fuerzas de seguridad en México
López Obrador durante su conferencia matutina de este martes.presidencia de mexico

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha rechazado este martes un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos que denuncia graves abusos y violaciones de derechos humanos por parte de miembros de las fuerzas de seguridad mexicanas. El presidente ha calificado el informe como “pura politiquería” y “mentiras” y ha criticado duramente a Washington. “Son unos mentirosos”, dijo López Obrador. “Se asumen como el Gobierno del mundo y solo ven la mota en el ojo del otro y no la viga en el suyo”, añadió el mandatario durante su rueda de prensa matutina, en la que también le dio un aval a Donald Trump ante las especulaciones sobre un eventual arresto del expresidente estadounidense.

“Pues no es verdad, que mientan, que es pura politiquería. Es que es su naturaleza, no quieren abandonar la Doctrina Monroe y ante el llamado destino manifiesto, no quieren cambiar”, dijo el mandatario mexicano. “Solo di que no es cierto, que son unos mentirosos. Es como si los estuviéramos evaluando aquí: A ver, derechos humanos, oye, por qué no sueltas [Julián] Assange, si hablas de periodismo y libertad? ¿Por qué tienes a Assange en la cárcel? El presidente se ha pronunciado en varias ocasiones por la libertad de Assange y el pasado verano anunció que pediría a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que exonerara al fundador de WikiLeaks.

Él informe del departamento de estado detalla graves denuncias sobre abusos a los derechos humanos por parte de miembros de las fuerzas de seguridad en México, entre las que menciona homicidios arbitrarios cometidos por policías, militares y otros funcionarios del gobierno. También se refiere a desapariciones forzadas a manos de agentes del gobierno, torturas, tratos crueles o degradantes por parte de las fuerzas de seguridad, así como a condiciones penitenciarias duras y potencialmente mortales. El informe también se centra en lo que define como “restricciones” a la libertad de expresión y de los medios para hacer su trabajo, además de denunciar actos de violencia contra periodistas.

El Departamento de Estado denuncia los altos niveles de impunidad en México y que “sigue siendo un problema para todos los delitos, incluidos los abusos a los derechos humanos y la corrupción”. Las autoridades estadounidenses se hacen eco de informes de organizaciones locales que denuncian “que algunos agentes del gobierno fueron cómplices de bandas criminales internacionales, y las tasas de enjuiciamiento y condena fueron bajas por estos abusos. Los elementos criminales, incluidas las bandas locales y transnacionales y los traficantes de drogas, fueron los principales perpetradores de delitos violentos y cometieron actos de homicidio, tortura, secuestro, extorsión, trata de personas, soborno, intimidación y otras amenazas, lo que resultó en altos niveles de violencia y explotación. El Gobierno investigó y procesó algunos de estos delitos, pero la mayoría quedó sin investigar y sin enjuiciar”, alerta el Departamento de Estado.

El Departamento de Estado también enfatiza la violencia que sufren los defensores de derechos humanos en México. El informe cita informes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre el asesinato de al menos 11 activistas entre enero y agosto del año pasado. Menciona el caso de Ana Luisa Garduño, quien buscaba justicia por el asesinato de su hija Ana Karen Huicochea. “Los grupos criminales, especialmente los cárteles de la droga y las pandillas, han estado implicados en numerosos asesinatos, actuando con impunidad y, en ocasiones, en connivencia con funcionarios de seguridad federales, estatales y locales corruptos”.

Uno de los casos en los que se detiene el informe es el asesinato, el 20 de junio, de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico en Cerocahui, Chihuahua, luego de que los sacerdotes intentaran brindar los primeros auxilios al guía turístico, a quien los integrantes de un cártel habían secuestrado. perseguido en una iglesia. “Los perpetradores se llevaron los cuerpos de los sacerdotes y del guía turístico, que fueron descubiertos tres días después. Los delincuentes también hicieron desaparecer a otros dos individuos durante el incidente, presumiblemente matándolos. Las autoridades arrestaron a 17 personas vinculadas a los asesinatos, pero al 20 de octubre no habían arrestado a las personas que presuntamente ordenaron los asesinatos”, denuncia el informe.

López Obrador también ha reaccionado al tema de la violencia que genera el narcotráfico y ha criticado a Estados Unidos por no combatir el narcotráfico en su territorio. “¿Por qué se permite operar en Estados Unidos un cartel o varios carteles que distribuyen libremente fentanilo en ese país, que tanto daño hace a los jóvenes? O decirles: A ver, ¿qué están haciendo por los jóvenes para que no consuman fentanilo?”, dijo el presidente. El fentanilo ha estado presente en el discurso del presidente en los últimos meses. López Obrador ha propuesto que el uso de opioides para con fines médicos sean prohibidos en ambos países y sean reemplazados por analgésicos alternativos, con el fin de controlar su circulación y disponibilidad.”Voy a pedir a los médicos y científicos mexicanos que analicen la posibilidad de que podamos reemplazar el fentanilo con fines médicos por otros analgésicos para dejar de usándolo, a ver si se puede, porque antes se usaban otros analgésicos”, dijo la semana pasada el mandatario.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país