vie. Mar 1st, 2024
Perros con extremidades en la boca: otra imagen del México que somos

Han pasado cien días desde que un perro fue atrapado con un brazo en el hocico cuando deambulaba por las calles de Oaxaca. Al leer estas primeras líneas, tal vez le venga a la mente la trágica imagen de un perro cargando una cabeza humana, pero ese otro caso ocurrió en Zacatecas veinte días antes; O tal vez lo confunde con el de otro perro que por la misma época, al llevar una pata humana, permitió descubrir una macrofosa en Irapuato.

De repente los miles de cuerpos de desaparecidos y asesinados en México son más difíciles de “ocultar”: los asesinos han dejado de enterrarlos y ahora los dejan en cualquier basurero o a la orilla de un río o tirados en la calle. Nos hemos acostumbrado tanto al horror que en el panorama de la violencia mexicana ha quedado como algo anecdótico -casi lúdico- que un perro callejero corre tranquilo por las calles de este país con una parte de un cuerpo humano. Conocemos estos tres casos porque las redacciones de los diarios pensaron que, más que una lúgubre coincidencia, se trataba de un patrón que se repetía en un país que dejaba de sorprendernos. Apenas el pasado 12 de febrero, un diario de circulación nacional publicó en la lejana página 11 un artículo titulado Hallan perro con mano de mujer en Reynosa.

Las efemérides que dan nombre a esta columna me hacen detenerme en el perro oaxaqueño, o mejor dicho, en el cuerpo del oaxaqueño. Ya estamos en ese momento en el que la nota es el perro y nadie ha impedido que sostenga con su hocico una parte de un ser humano. ¿De quién era ese brazo? ¿Dónde estaba el cuerpo? El 16 de noviembre de 2022, un perro negro fue visto mordiendo un brazo humano en calles de la colonia Emiliano Zapata de San Martín Mexicapan, en las afueras de la ciudad de Oaxaca. Al ver la trágica postal, vecinos de la zona denunciaron el hecho y la Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto se encargó de denunciar y abrir la investigación.

Sitio donde se encontró un miembro humano, en Oaxaca.RR.SS.

Las primeras notas periodísticas presumían que el perro procedía de la ribera del río Atoyac que, al ser un depósito de aguas residuales, se ha convertido en un vertedero de basura y cadáveres, como ya se ha documentado en numerosas ocasiones: apenas un mes antes como consecuencia de estos hechos, se encontró flotando el cuerpo de un hombre de unos 40 años y luego el de una mujer; el mes anterior –septiembre– también fue encontrado otro hombre de unos 30 años, y otro en agosto; el hallazgo de cadáveres es frecuente en esa orilla.

Cien días después, la fiscalía no ha dado a conocer ninguna información adicional sobre el caso. A través de una solicitud de información directa, las autoridades respondieron que el hecho había sido tipificado como un “delito de homicidio calificado”, además que el arma pertenecía a una persona identificada con las iniciales JHM y que “a 200 metros del lugar donde fue hallada la extremidad” ubicó, en un terreno baldío, los restos humanos de la víctima, quien murió asfixiada por estrangulamiento. Finalmente, la ficha de información que me entregaron dice que el caso “está bajo investigación para establecer la identidad de los responsables del homicidio .”

También solicité acceso a la carpeta de investigación a través de Transparencia y encontré que la información está reservada; Lo único que respondió la Fiscalía es que aún está “en proceso” y que el cuerpo encontrado sin vida el 16 de noviembre en San Martín Mexicapan “está identificado por quien acreditó el interés jurídico correspondiente ante la autoridad ministerial, con actas que funcionan”. dentro de la correspondiente carpeta de investigación” –bla, bla, bla–.

Todos conocemos el final de este expediente, otro de los 828 homicidios dolosos ocurridos en Oaxaca en 2022, según cifras de la propia fiscalía. De repente la relevancia de un muerto en nuestro país entra por la nariz de un perro, la imagen circula profusamente en las redes sociales y despierta distintas reacciones, nada más allá de las cejas levantadas por nosotros y por las autoridades: otra imagen del país que somos .

Suscríbete aquí para Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país