vie. Mar 1st, 2024
Un incendio intencional provoca la muerte de 11 personas en un bar de San Luis Río Colorado

Un incendio intencionado ha causado la muerte de al menos 11 personas y lesionado a seis más en un bar de San Luis Río Colorado la madrugada de este sábado. Las primeras noticias de lo ocurrido, según la Fiscalía de Sonora, indican que un hombre fue expulsado del local porque estaba violando a varias mujeres, para regresar después con gasolina u otro combustible con el que roció la puerta del bar y le prendió fuego, provocando un fenomenal incendio. Los videos grabados por los testigos muestran el enorme incendio en el exterior y el interior del establecimiento, acompañado de constantes explosiones como si de un espectáculo de fuegos artificiales se tratase entre el ruido de cristales rotos. Las sirenas se acercaban, rompiendo el silencio de otra noche violenta del fin de semana mexicano.

Los heridos están siendo atendidos en hospitales de Sonora y algunos familiares han mostrado su disposición a trasladarlos a Estados Unidos, con el que limita San Luis. La mayoría de los muertos y heridos, aunque hay algunas “quemaduras de al menos segundo grado”, han sufrido lesiones por intoxicación por humos y gases, así como por las temperaturas que soportaban, según la Fiscalía del Estado. Las cámaras del local fueron quemadas, pero la policía ha estado revisando otras grabaciones y tiene imágenes del agresor, según detalló el fiscal Gustavo Rómulos Salas Chávez en conferencia de prensa. El alcalde de la localidad, Santos González Yescas, ha informado de que el atacante ha sido detenido.

El hombre había estado bebiendo en varios antros de la ciudad antes de llegar al Beer House alrededor de las 12:20 de la mañana del sábado, donde siguió bebiendo y una hora después inició un altercado violando a algunos clientes, por lo que fue expulsado del lugar, como también había sucedido antes en otros bares, según el fiscal. Bastante molesto, el borracho se dirigió a su camioneta roja de trabajo, según las grabaciones revisadas. Dio marcha atrás y logró colocar el vehículo frente al establecimiento, ubicado en la colonia Comercial. Se bajó, rodeó la parte delantera de la camioneta y sacó el combustible con el que roció la puerta del bar. “Suponemos que usó una antorcha para iniciar el fuego”, dijo el fiscal. No hubo bomba, como se informó en informes anteriores. El hombre se dio a la fuga en su vehículo y todos los policías, tanto locales como del Estado de Baja California y los de la frontera con Estados Unidos, recibieron el aviso para poder detenerlo.

El fuego, el humo y el caos pronto se extendieron dentro de Beer House y los bomberos tuvieron que retirar 10 cuerpos, incluidos algunos músicos que tocaban en la sala; otro murió inmediatamente en el hospital. En total siete hombres y cuatro mujeres. Los bomberos sacaron al resto de jóvenes, todos mayores de edad, dice la Fiscalía, por las tres salidas que tiene el establecimiento. Aún no se ha verificado si las condiciones de seguridad del local estaban en orden, dijo el fiscal. Salas Chávez ha descartado categóricamente que lo ocurrido tenga que ver “con el cobro del piso” a los dueños del bar. “Es un atacante aislado, testigos han declarado que estaba ofendiendo a algunas señoras”.

Pero no es un incidente aislado. Sonora, como buena parte del país, registra muertes violentas esporádicas. No hay fin de semana en México donde las víctimas no se cuenten a puñados. A veces son atribuibles al crimen organizado y otras veces, simplemente a la violencia que atraviesa el país, donde cualquier altercado se salda a golpes, ya sea en bares, estadios de fútbol, ​​citas académicas, bautizos o peleas domésticas. La cantidad de armas que maneja la población es motivo de preocupación entre los gobernantes y la porosa frontera con Estados Unidos es el campo más fértil para ello.

San Luis Río Colorado es un pueblo fronterizo con Estados Unidos y Baja California, ubicado en el desierto, donde el infierno normalmente se mide por las altas temperaturas, que por estos días alcanzan entre los 44 y 46 grados. Algunos ciudadanos le agregan alcohol y violencia a ese caldero y hacen crecer las llamas. “¡El porro se quemó, el porro se quemó!” Dijeron algunas mujeres, horrorizadas por el fuego.

Este año, como cualquiera de los anteriores, las cifras de muertes violentas en México arrojan un promedio diario cercano a las 100 personas, lo que sitúa al país en un contexto de guerra, como han venido señalando los informes internacionales que miden estos parámetros. Hasta mayo hubo 13.000 homicidios, según las autoridades de Seguridad federal. Y ese mes, mayo, fue el más violento del período, con 2.660 homicidios dolosos y 63 feminicidios.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país